No puede realizar pedidos desde su país. United States

Nicolás González ya tiene nuevo rivalNicolás González ya tiene nuevo rival

Petar Zivkovic (Topola, Serbia, 1983) será el rival de Nicolás González (Madrid, 1988, 14-0-0) por el cinturón WBC Mediterráneo que constituye el combate estelar de la velada que el primer fin de semana de octubre organiza la Asociación de Promotores de Boxeo en Madrid.

El explosivo campeón español del superligero se las verá con un oponente más experto, 32 años y 18 combates de boxeo profesional, y que ha subido al ring en Alemania, Rusia o Italia siempre con éxito, salvo la excepción de su derrota ante el conocido campeón italiano Samuele Esposito.

Zivkovik es un púgil alto para el superligero y que maneja muy bien el recto de izquierda. El invicto Nicolás González tendrá que aplicarse a fondo ante su afición si quiere superar el fielato de esa distancia, vencer y hacerse con el cinturón WBC Mediterráneo.

El rival de González se ha impuesto por KO en 11 de sus 17 victorias, lo que acredita que le pesa la mano. En 2012 obtuvo en Rusia ante el uzbeko Ismatullo Golumov el título WBC CISBB del peso superligero. No será un pleito sencillo. Una victoria supondría un importante pasó adelante más en la carrera del noqueador de La Cabrera.

El campeón de la UE del pluma y aspirante al EBU, Ruddy Encarnación, encabeza el respaldo de cartel de la velada que augura cruces más que interesantes. El Lobo Negro afinará su puesta a punto de cara al asalto definitivo a un título de la EBU que se está dilatando en el tiempo.

Boxeadores como el invicto Cristian Vélez, que se las verá con otro invicto, y el gran Ángel Moreno integran también el respaldo de esta velada que también contará con atractivos combates de boxeo olímpico. El cartel completo se irá conociendo los próximos días. Las entradas estarán disponibles en breve en distintos sistemas de compra online.

Todo un festín para amantes del noble arte que dará el pistoletazo de salida a una temporada boxística que anuncia fuertes emociones. Un síntoma de que, a pesar de todos los pesares, el pugilismo goza de una cada vez mejor salud y que da pasos para seguir creciendo y subiendo escalones.